Casa / Formación | Nivel 2 / A qué estás dispuesto a renunciar para conseguirlo

A qué estás dispuesto a renunciar para conseguirlo

Tiempo – Sacar mínimo 10 horas a la semana

Para obtener resultados con LR te harán falta al menos 10 horas a la semana.

Te recomendamos no dejar tu trabajo para empezar LR. Más bien te sugerimos que conserves lo que estés haciendo, y que lo compagines con LR a tiempo parcial. Esto significa que tal vez debas planificar mejor tu tiempo y usar esa cualidad llamada disciplina, que caracteriza a las personas de éxito. Te permitirá hacer más cosas en el mismo tiempo.

Tal vez sea suficiente con recortar algo del tiempo que dedicas a ver TV, surfear en Internet etc. O puede que sea necesario poner de lado algunos hobbies que ocupan mucho de tu tiempo.

Pregúntate si las cosas que haces con tu vida te están acercando a tus sueños, y si es posible para ti ponerlas de lado, al menos durante un tiempo, para iniciar tu negocio correctamente y construir tu futuro. Al principio te parecerá difícil pero si lo logras te causará gran satisfacción personal.

Algo de dinero

Aunque el negocio LR no requiera capital y tenga costes de funcionamiento infinitamente inferiores a los de un negocio tradicional, sigue siendo un negocio, y por lo tanto requiere algo de dinero para funcionar.

Necesitarás adquirir productos para probarlos y enseñarlos, adquirir herramientas y material de apoyo. También tendrás que gastar gasolina para acudir a reuniones, teléfono, un acceso a Internet.

Lo bueno es que los costes son mínimos y te será muy fácil cubrirlos rápidamente con tus primeras ganancias.

Hábitos que no te dejan progresar

Puede que tengas que renunciar a algunos hábitos que te atan y no te dejan progresar.

Por ejemplo es posible que estés acostumbrado a dar siempre lo mínimo en el trabajo y volver a casa después de un largo día y “desconectar” completamente.

O puede que tengas como habito pasar mucho tiempo con tus amigos, simplemente socializando, gastando horas, días y semanas.

Puede que tengas la costumbre de dejar para mañana lo que puedes hacer hoy, de culpar a otros por tus dificultades, o de esperar a que otro te diga lo que hacer en vez de tomar la iniciativa tú mismo.

Piensa en los hábitos que estás dispuesto a sacrificar para crear un futuro mejor para ti y tu familia.

Responsabilizarte del resultado

El resultado depende de ti

Tanto el éxito como la falta de éxito dependen de ti. Si tienes éxito en este negocio será porque TÚ tomaste la decisión de logarlo sí o sí. Y si abandonas antes de lograr el éxito, también será porque TÚ lo decidiste.

Es posible que tengas la sensación que tu patrocinador, la persona que te inscribió, sea responsable de ti porque te introdujo en LR.

Pero no es así. Tu patrocinador sólo es un conector: te conectó con la compañía, el equipo y el Sistema. Se alegra de ser un recurso para ti y apoyarte en lo que necesites, pero no podrá hacer tu trabajo por ti.

La mayoría de las personas que obtuvieron grandes éxitos en el Marketing en Red no tuvieron una muy buena upline. El hecho es que si tienes a alguien que hace todo por ti, tampoco es bueno porque no te independizas, ni aprendes a hacer las cosas por ti mismo. Y si lo hacen mucho tiempo, te puedes volver dependiente.

Y eso es lo último que queremos. En realidad el trabajo de tu patrocinador o de tu upline es ayudarte a ser independiente, fuerte, competente, imparable y sin miedo lo más rápido posible. Eso es lo que queremos para ti.

Busca a alguien que te haga responsable

Muchos de nosotros estamos acostumbrados a estar en un entorno que nos responsabiliza. Por ejemplo, en un empleo, tienes que llegar a la hora y trabajar tus 8 horas, si no lo haces puedes perder tu empleo.

Pero en tu propio negocio, no hay nadie que te diga lo que tienes que hacer.

Por eso es recomendable buscar un “compañero de entrenamiento” que te haga responsable de cumplir con “lo que dijiste que harías”. Así, si tienes un mal día te puede dar ánimos y si pierdes el enfoque, te puede reorientar hacía tu “porqué” y la consecución de tus sueños.

No tiene por qué ser tu patrocinador o tu upline. Puede ser cualquier persona que respetas y este de acuerdo para ayudarte en este aspecto de tu negocio.